Dinero Ocio

El gasto en bares y restaurantes de Vilanova cae a la mitad mientras el turismo se derrumba

La ocupación en los alojamientos turísticos de la ciudad apenas llega al 30% en plena temporada alta
Mesas y sillas vacías de un restaurante en la Rambla de Vilanova i la Geltrú, junto a un cartel que recuerda la necesidad de mantener las distancias de seguridad.

El gasto en bares y restaurantes de Vilanova i la Geltrú ha caído a la mitad este verano en comparación con el año pasado, según ha informado el Gremio de Hostelería de la ciudad. Este descenso del consumo en la hostelería es debido a varios factores desencadenados por la pandemia del coronavirus. Y es que la crisis sanitaria del COVID-19 ha generado una grave crisis económica, pero también de confianza, así como un derrumbe en la llegada de turistas.

“En líneas generales, la facturación en los negocios de hostelería de la ciudad ha caído entre un 50% y un 60% respecto al verano pasado”, explica Jordi Gasol, presidente del Gremio de Hostelería de Vilanova i la Geltrú.

La caída de la facturación prácticamente a la mitad “lógicamente no será suficiente: habrá negocios que conseguirán llegar hasta final de año y cerrar el ejercicio con pérdidas, mientras que otros simplemente no podrán sobrevivir a esta crisis”.

Y es que esta crisis se cebará especialmente con aquellos establecimientos que tengan hipotecas pendientes, préstamos concedidos, etc. Es decir, con deudas por pagar y sin suficiente dinero entrando en la caja.

“De hecho, los proveedores de bebidas y alimentación nos están advirtiendo que ya se están encontrando en Vilanova i la Geltrú con varios establecimientos con una o dos facturas pendientes de pagar. Y si a la tercera no pagan, probablemente dejarán de suministrarles“, explica Jordi Gasol.

“Temo que se vaya produciendo un goteo de locales que cierran sus puertas en Vilanova y ya no vuelven a abrir”

Jordi Gasol, presidente del Gremio de Hostelería de Vilanova

Por todo ello, el gremio de hostelería teme que en las próximas semanas y meses se vaya produciendo un “goteo de locales que cierran sus puertas en Vilanova y ya no vuelven a abrir”.

Según apunta Jordi Gasol, la caída del gasto en bares y restaurantes de la ciudad se debe en parte al fuerte descenso en la llegada de turistas.

En cambio, “se ha podido mantener en parte el consumo de los propios habitantes de la ciudad así como de los veraneantes de segundas residencias“.

Terrazas en la Rambla de Vilanova i la Geltrú.

Hoteles y apartamentos, muy por debajo de lo habitual

Desde la asociación Estación Náutica de Vilanova i la Geltrú (entidad que agrupa a los hoteles, campings, apartamentos y actividades de ocio) confirman a Vilanova.blog que la ocupación de plazas turísticas en el mes de julio apenas rondó el 30%, cuando lo habitual en plena temporada alta es llegar a ocupaciones cercanas al 80%.

“Agosto será un éxito si se alcanza una ocupación del 50% en los alojamientos turísticos de Vilanova”

Joan Manuel Gallego, gerente de la Estación Náutica de Vilanova

A pesar de estas dificultades, Gallego recuerda que todos los hoteles de Vilanova i la Geltrú han abierto sus puertas este verano, a diferencia de otras localidades costeras donde solo está funcionando la mitad de la planta hotelera en estos meses tan atípicos de julio y agosto.

En cualquier caso, las plantillas de trabajadores en los hoteles de Vilanova i la Geltrú tampoco son las habituales de un verano normal, ya que prácticamente todas las empresas han aplicado Expedientes Temporales de Regulación de Empleo (ERTO), reduciendo el número de empleados.

“Agosto será un éxito si se alcanza una ocupación del 50% en los alojamientos turísticos de Vilanova”, apunta Joan Manuel Gallego.

En cualquier caso, añade este experto del sector turístico, “dentro del desastre que supone el verano de 2020, Vilanova i la Geltrú es un destino menos afectado que otras localidades, gracias a su ubicación geográfica y por depender menos del turismo extranjero”.

El camping Vilanova Park, al 30% de ocupación

Mientras, en la empresa de la ciudad que más depende del turismo extranjero, el camping Vilanova Park, la ocupación en pleno mes de julio se ha quedado en el 30%.

“Desde el punto de vista comercial, nosotros nos movemos mucho en los mercados internacionales y recibimos principalmente turistas procedentes de Francia, Bélgica, Holanda, Reino Unido, etc”, explica Albert Casas, consejero delegado del camping Vilanova Park.

“Pero este año, debido a los problemas de movilidad y a la dificultad para cruzar fronteras, la temporada ha comenzado en julio, cuando normalmente empezaba por Semana Santa, que ya se perdió por completo“, añade.

Y esto ha tenido una consecuencia directa en el empleo.

Si en una temporada normal el camping Vilanova Park llega a emplear cerca de 150 personas, este año solo hay allí un centenar de trabajadores.

Bungalows en el camping Vilanova Park.

“No hay esperanza de que se recupere el turismo extranjero y ya solo podemos confiar que funcione el mercado nacional en agosto”

Albert Casas, consejero delegado del camping Vilanova Park

“En los últimos dos meses los gremios turísticos han hecho un gran esfuerzo por dotar al sector de medidas de prevención sanitarias destinadas a evitar contagios, limitando servicios y aforos, etc, y teníamos la esperanza de que habría una reactivación de la demanda a partir del mes de julio”, explica Albert Casas.

“Sin embargo, la recuperación del turismo en Cataluña se ha frustrado antes de tiempo debido a una sucesión de acontecimientos: los brotes de COVID-19 en Lleida, la obligación de llevar mascarilla, etc. Estas noticias se percibieron negativamente en el extranjero y empezaron a llegar las anulaciones de reservas“, añade Casas.

El resto del verano se presenta muy complicado, concluye el consejero delegado del camping Vilanova Park: “No hay esperanza de que se recuperen las llegadas de turistas extranjeros en las próximas semanas y ya solo podemos confiar que en agosto funcione el mercado nacional”.


Video promocional de Vilanova i la Geltrú para el verano de 2020. Producido por Vilanova Turisme

“VILANOVA I LA GELTRÚ ES UN DESTINO SEGURO”

El concejal de Promoción Económica, Jordi Medina, destaca que “Vilanova i la Geltrú es un destino turístico seguro y de calidad, así lo avalan las medidas de prevención que adoptan las empresas del sector, y los últimos datos epidemiológicos”.

Según informa el Ayuntamiento, “se sigue haciendo el seguimiento de la afectación de la pandemia con los agentes del sector, y trabajando con las diversas campañas de promoción de la ciudad, que durarán hasta finales de año”.

El consistorio ha anunciado además un nuevo punto de información turística cerca de la estación de tren, así como un aparcamiento de autocaravanas.