Los retos de Vilanova i la Geltrú para este curso político

JUAN LUIS RUIZ
Candidato del PSC en Vilanova i la Geltrú

24 de septiembre de 2020

Este inicio del curso escolar, con las complicaciones por la pandemia y con una situación atípica que se prolongará, nos marca también el inicio del curso político, si es que en algún momento se finalizó. No se nos escapa que el próximo año político estará marcado por unas elecciones al Parlament de Cataluña, que aunque a priori no tienen fecha fijada, nos sitúan en un clima preelectoral en el que ya lleva años instalada la política catalana.

En Cataluña tenemos un gobierno sin rumbo, con una alarmante falta de modelo y de actuaciones que afecta muy negativamente al resto de administraciones, muy especialmente los ayuntamientos.

En el contexto de pandemia, la parálisis de decisiones y proyectos nos sitúa aún en peores condiciones para trabajar por la reactivación económica y social, sobre todo, tras el periodo estival, con la incertidumbre para muchas pequeñas empresas y autónomos sobre el próximo año.

También con el impacto en la industria del Penedès, con anuncios preocupantes que pueden afectar de rebote otras empresas y sectores de nuestra economía territorial, y sobre el que hasta el momento, no vemos una acción contundente de respuesta por parte de la Generalitat.


“Asistimos a una degradación cada vez más evidente de nuestras calles y plazas”


En Vilanova i la Geltrú también empezamos el curso político al igual que encarábamos la parada veraniega: con una preocupante falta de rumbo político. Así pues, a fecha de hoy, aparte de algunos anuncios, no vemos una acción clara del gobierno municipal. Más bien todo lo contrario.

Desde el PSC hemos denunciado reiteradamente la dejadez y la ineptitud en la gestión de la vía pública. Este es uno de los principales retos de este curso, sino del mandato.

Asistimos a una degradación cada vez más evidente de nuestras calles y plazas. Vemos con preocupación cómo no hay una acción de limpieza y desinfección decidida de espacios públicos o para revertir la situación de la recogida de basuras. Pronto hará tres años que el servicio más importante del Ayuntamiento se encuentra sin contrato y por lo tanto, sin poder hacer mejoras e inversiones necesarias.

Tampoco sabemos todavía cómo resolverán las deficiencias en el alumbrado, por hablar de dos servicios básicos, en uno de los cuales han subido las tasas desproporcionadamente este año.

Tampoco hemos visto que se haya aprovechado la situación de la pandemia para dar un paso decisivo en la peatonalización de nuevos espacios y recuperar la pacificación del centro de la ciudad para continuar trabajando con una ciudad más amable y con más calidad de vida. En cambio, sorprendentemente han decidido de forma unilateral eliminar la ronda Ibérica.


“El gobierno municipal ha decidido que tampoco quiere escuchar a la oposición y nos ha excluido de comisiones municipales”


El gobierno municipal ha decidido que tampoco quiere escuchar a la oposición y nos ha excluido de las comisiones municipales para estudiar estas cuestiones o bien, nos hemos enterado directamente por la prensa. Una clara falta de transparencia y de diálogo, algo muy sorprendente viniendo de partidos que tanto la denunciaban cuando estaban en la oposición.

Recientemente, cuando hemos planteado iniciar acciones de mejora y de choque de la vía pública conjuntamente, han decidido que es culpa de los demás, sin asumir ninguna responsabilidad.

Un segundo aspecto clave para este curso será el ámbito económico: el presupuesto de 2021 y la propuesta de tasas e impuestos demostrarán si realmente son herramientas de reconstrucción social y económica en aquello donde puede incidir el Ayuntamiento, o bien, un escaparate más de anuncios.

Como por ejemplo el “Plan de reactivación económica y social”, elaborado sin diálogo con agentes económicos y sociales para definir una estrategia conjunta de la administración con los sectores representativos de Vilanova i la Geltrú.

Mientras tanto, dedican recursos municipales a denunciar a los municipios vecinos que sí tienen apuestas económicas y proyectos sobre la mesa.


“A pesar de la peor crisis a la que nos enfrentamos, el gobierno no ha querido corregir las subidas de impuestos y tasas”


Veremos también si el gobierno rectifica su política de incremento de la presión fiscal, evitando subidas de impuestos y tasas que a pesar de la peor crisis económica y social a la que tendremos que hacer frente, no han querido corregir.

Por el momento, no conocemos los criterios ni ningún borrador, sin embargo, desde el PSC esperaremos la propuesta del gobierno para poder presentar propuestas, escuchando también a entidades y colectivos.

Por otra parte, también señalamos un tercer ámbito, el de pensar más allá, en grandes proyectos y políticas estratégicas: el futuro del comercio y el sector servicios de la ciudad ante la crisis económica y de la digitalización; los sectores industriales; o trabajar por los retos de la ciudad y el territorio a 20 años vista con el nuevo Plan General de Urbanismo. Un plan que debería tener como prioridades trabajar desde el urbanismo para atraer nuevas actividades, la lucha contra el cambio climático y avanzar hacia una ciudad más saludable, con temas como la movilidad.

Igualmente llamamos la atención sobre aspectos que dan vueltas y que el gobierno no explica (como el Eixample Nord y el parque comercial de la Masia d’en Barreres, con posicionamientos diferenciados de los tres partidos que integran el gobierno municipal), o equipamientos necesarios que vuelven a estar a un cajón.


“Dudamos que el gobierno pueda pensar la ciudad a varios años vista, cuando no pueden ni gestionar el día a día de Vilanova i la Geltrú”


Finalmente, y con posibles elecciones a la vista, hay que trabajar por una “agenda de Vilanova i la Geltrú” para reclamar al Govern de la Generalitat y otras administraciones un compromiso con Vilanova y la comarca en temas como las inversiones en sanidad y la educación, el transporte público, la mejora de infraestructuras o una política industrial, entre muchos otros aspectos, para dar respuesta a una grave crisis social y económica cuyos efectos pueden ser más acusados ​​en el Penedès.

Se nos hace difícil creer con la actitud hasta el momento mostrada por los tres partidos que están en el gobierno, con proyectos claramente contradictorios en estos y muchos aspectos -y con tanta poca voluntad de debatir con el resto de grupos municipales y de escuchar a la ciudad- tengan realmente la voluntad de consensuar y de pensar la ciudad a varios años vista, cuando no pueden ni gestionar el día a día de la ciudad.

Sin embargo, desde el PSC nuevamente nos ofrecemos -poniendo la ciudad por encima de otras prioridades políticas- para desatascar y trabajar con el fin de afrontar los importantes retos que tenemos por delante.